Gestión estratégica de desempeño

La poderosa combinación de 'hard' con 'soft': creación de la organización de alto desempeño en tiempos de volatilidad económica

Los sistemas tradicionales de gestión de desempeño no llegan a producir los objetivos comerciales deseados. En realidad, en el peor de los casos, una gestión de desempeño pobre puede vincularse directamente con resultados comerciales pobres.

Si usted aún opera sistemas de gestión de desempeño con una antigüedad de cinco o más años, no se ha adaptado a la nueva realidad económica. Al mantener sistemas desactualizados, se pierde la oportunidad de alinear la estrategia con la cultura para beneficio de toda la empresa.

El desajuste de la primera línea

Lo que sucede en la primera línea de la organización generalmente no es lo que esperaba el CEO cuando estableció la estrategia del negocio. Esto se debe a que las comunicaciones del nivel superior no siempre se entienden con claridad en los niveles inferiores, lo que lleva a un desajuste entre la estrategia corporativa y cómo ella se traduce en targets a nivel individual o de equipo.

En resumen, si lo 'duro' (los objetivos y la estrategia del negocio) y lo 'blando' (la motivación y la cultura de los empleados) no están en armonía, los resultados se resentirán. Sin embargo, mediante la implementación de una gestión estratégica de desempeño la conexión entre la parte dura y la parte blanca puede lograrse.

El eslabón perdido es el modelo estratégico de gestión de desempeño. Los ejecutivos deben preguntarse cómo quieren realmente manejar el desempeño. ¿Un crecimiento a largo plazo o ganancias a corto plazo? ¿Qué targets deben alcanzarse y cuándo? ¿Y cómo quieren que trabajen los gerentes y los empleados para lograrlos?

Lea más sobre cómo se conecta lo duro con lo blando para crear organizaciones de alto clicking here to download Hay Group's executive summary (haciendo clic aquí para descargar el resumen ejecutivo de Hay Group).